22.6.09

Un mundo de latex.

Se nos quedó pequeño el mundo entero. Cada rincón había sido testigo de nuestros besos, caricias o miradas. Todos ya habían oído nuestra risa.

Y entonces pensé en el único lugar que me quedaba siempre grande. Enorme. Como un mar inmenso y frío en el que yo era la única balsa, a punto de naufragar.


-Mi cama aún no ha sentido tus latidos.


Y el lugar más grande se convirtió en nuestro mundo entero. En mi colchón, hecho a medida para dos, para nosotros.


4 comentarios:

Aiser dijo...

Muy bonito texto, me ha encantado!
Quiero leer más cositas nuevas!

VuelaLibre dijo...

Un texto magnifico. Me ha traído recuerdos del pasado U_U. Sigue así Pauli
Besos

PD: Lástima no haber podido ver Aranda desde dentro y maravillarme más

Sr Cabeza de Rosa dijo...

Wow.
Creo que poseo muchas esquinas, muchos baños, muchas camas y muchos asientos traseros de coches... pero no poseo un mundo para dos. Mi cama es demasiado exclusiva por ahora. Solo hay sitio para una persona.
Enhorabuena.

antonio dijo...

te descubro ahora
vuelvo

Por aquí han pasado..