1.12.10

Pecado Capital nº1

Creo que la mayoría de las veces, no logro hacer saber la intensidad con la que siento mis palabras; pero cuando quiero algo, lo quiero a muerte.

Y será lo único que aún, y siempre, tengo claro.

20.11.10

Desastres mentales.

Desastre. Es la única palabra que se me ocurre que defina lo que trato de explicar, eso que tantas veces he pensado y jamás me decidí a hacer. Tiempo pensando qué decir, y cómo hacerlo, mientras en mi libreta crecían las notas recordando que aún, a veces, sí es posible decir algo tan bonito como caótico, tan dramático como alentador.
Amontono frases incoherentes que ya superan toda la capacidad que pude tener en otro tiempo para unirlas. Ya no bailan las palabras, no encuentro la música que las hacía moverse suave, despacio, y con sublime gracia ante mis ojos. Danzas que rara vez podría plasmar en un papel, pero que al menos yo veía.
Ahora, suena una y otra vez esa canción acariciada al piano que tantas veces me hizo llorar sin que supiese siquiera que podía intentar decir.

Hoy, me decido a escribir, o al menos intentarlo. Me atrevo a infectar con mis palabras este espacio, tu mente, la mía, con frases de alguien a quien arrancaron el corazón sin arrancarle la vida. A quien sólo alegra ver ese cometa Halley que tiene por sonrisa quien tan pequeña le hace sentir cuando le rodea en la noche con sus brazos. Contamino el aire que inspiro, exhalándolo en esa mezcla de llanto y fuerza, con intentos de tener suficiente ilusión..Una ilusión que ni quiero para mí.

Siento el abandono, y la acritud de mis palabras. Qué difícil es hablar de algo que no se conoce, que difícil dejar de conocerse. Qué fácil asumirlo, y aceptarlo sin cuestionarse qué ha pasado.

28.9.10

No quiero lo que me toca.


Me adentro en la oscuridad del autobús con cada paso, aún estás a escasos metros y no puedo dejar de volver la vista atrás, como si me dejara algo. ¡Pues claro que me dejo algo! Me le dejo, me los dejo. Mi sonrisa, mis ganas de no dormir para aprovechar el tiempo con él, para mirarle un poco más cada segundo: ni el Guernica ha sido tan observado en sus 73 años de vida. Ahí me le dejo, con la ilusión de quien ve llegar a quien tan intensamente ha esperado entre la multitud. Y claro que pesa, pesa como pesa la tristeza sobre el corazón: ese dolor en el pecho que parece asfixiarte pero no te hace perder la conciencia para poder regocijarse a gusto, tan real y tan difuso.

Y al tomar asiento un niño gira hacia mi su rostro, y la gente sigue avanzando por el pasillo: sus sonrisas son una danza macabra sonando al compás de la desgracia y la desazón.

Aún me consuela hacer memoria minuto a minuto de los días que han pasado, y cuando eso no funcione, volveré. Eres lo más necesario del equipaje.





19.9.10

Jop.

Se cierne sobre mí el peso de las horas. Cayendo una a una sobre mi, sobre mi pecho, dificultando cualquier raro intento que haga yo por respirar. Me recuerda testarudamente que es más fácil cuando tú exhalas el aire para mi, que huele mejor, que sabe mejor, que sienta mejor y se ve menos denso. (...)

27.7.10

De-mente-soñante.

Dices que mire al cielo, y pretendes que mire allí arriba. Pero mi cielo es más maravilloso, y está a mi lado, sentado, explicándome por qué le gusta el cine al aire libre.
Será que olías mejor que nunca, como siempre.

¿Cuándo mejor que con la Luna mirándonos como lo hacía anoche?


21.7.10

Y a la mierda..todos.

A mi quítame alas, tírame al suelo: quiero estar donde me llaman; que desde el cielo el corazón no huele a nada..

(De la canción ‘No quiero ser un poeta’, de Marea)


Siempre ha sido así. Siempre detrás de las necesidades ajenas, siempre detrás de sus desgracias y gracias. Me gusta oler corazones, claro, me encanta. Me gustan las sonrisas en los rostros con más pena que gloria. Es mi pecado, la gran tentación de oler corazones en calma. Las tormentas me apasionan sólo fuera de las personas, y de qué forma.

Y de qué forma puedo contradecirme. En realidad, si, adoro las tormentas. Y que un rayo pudiera caer sobre más de uno de vosotros, que leéis esto. Que pudiera hacer volar esas cabezas llenas de mierda, de envidia y malas intenciones, de falsos cumplidos y planes ocultos para subiros a la chepa de cualquiera, de cualquiera con un culo un poco pateable, de cualquier jodido culo. Esas cabezas llenas de mierda, como la mia, que ahora mismo sólo os desea la peste negra. Me gustan los corazones en calma..en mucha, en demasiada, en toda la calma.

A veces sí, los lugares públicos son lo mejor para desahogarse. Todos pensareis que no tendría que publicar aquí esta mierda, y yo lo pienso: no es lo más acertado, no es lo más correcto, no debería. Por eso lo hago.

Me he cansado de estar en el suelo, oliendo la podredumbre de vuestro querer y la resaca de vuestras gilipolleces diarias, una resaca que apesta en vuestra inteligencia como apestaría un cadáver tras 3 meses en un invernadero al sol. No hay humano con 5 sentidos que llegara a él(o ella, la inteligencia) sin asfixiarse o cagarse unas cuantas veces en el más santo. Me he cansado de los mensajes de S.O.S, de las llamadas de emergencia. De que me necesitéis un segundo, o un rato largo. No soy un cura en el confesionario, ni una hermanita de la caridad. No soy nada que os sirva, y está más que comprobado.

¿Qué tengo que hacer? Lanzar bengalas al cielo, señales de humo, o agitar una bandera. ¿Y mientras qué? ¿Dónde queda el concepto de amistad que tan utópico se confirma ahora? ¿Qué hay de los hoy por ti mañana por mi? ¿Del uno para todos y todos para uno? ¿Qué de los tira y afloja? Está claro, la culpa será de las películas.


Esta claro que el que llora no mama, y que dando pena o palos es donde más lejos se llega en la vida. Enhorabuena: Llegareis todos muy, muy lejos. Tan lejos, que como diría la gran mujer y poeta que es Ada Menéndez, (http://gotasdelcantabrico.blogspot.com/) no llegaré a vuestro funeral. Eso, claro, no quita que no pueda algún día bailar sobre vuestra tumba.

Y os dejo llorar, y mamar, y a mamarla todos, porque me he cansado de estar abierta 24 horas sin un solo cliente fijo.

Espero no volver a estar cuando llaméis, no ser el camello que os da la mercancía cuando estáis desesperados y hartos de vuestra triste vida, espero hacerme ese favor. Al menos, el de no volver a esperar nada de nadie.

Ahora, den ustedes toda la lástima que quieran: hasta que nos olamos, hasta que la mierda que tenéis ahí dentro se huela desde el cielo y tenga que subir más alto.



2.7.10

Ley del NO Principio.

En el fondo, todo tiene que ver con todo. Y la suerte, la suerte no, la suerte nunca tiene nada que ver con nada.
Supongo que es normal. Las cosas pasan a partir de otras cosas, la gente se conoce por la gente, los actores se conocen en una pelicula, y otras peliculas por esa pelicula que vio tambien esa otra gente. Vaya tontería. Qué fácil parece a veces todo, o qué fácil es, o sería, en ese mundo utópico que tengo yo montado en la cabeza.
Supongo que, tal vez, porque dejé de preguntarme muchas cosas, y hasta de sentirlas. Acepto demasiado que ''así son las cosas'', ''es ley de vida'', ''qué le vamos a hacer'' y todo ese otro montón de gilipolleces que hacen que tontamente asuma que lo que hay es lo que toca, y que subjetivamente me hagan pensar que nada merece la pena. No luchar, no insistir, no ilusionarse..
Y pese a que me cueste mucho, si me queda algo de ilusión guardada dentro, y al menos se que semillas, y que tarden lo que tengan que tardar en crecer.
A veces, me alegro de que la vida no sea tan fácil, de tener que comerme la cabeza con cosas que al fin y al cabo ni van ni vienen. Y que las cosas muchas veces no tengan principio.
Supongo que la forma de escribir, es la forma de ver la vida, o al menos de transmitirla. Así que yo nunca se empezar a escribir. Tenías razón: entonces, sigue.
Pues sigo, y mis textos empezarán sin un principio, porque nadie sabe el principio sino una vez pasado..cuando ya todo lo que queda, es seguir, cuando ya habías seguido.
Ojalá muchas cosas sin principio tampoco tuviesen fin, ojalá..pudiese dormir, y no sintiese la necesidad de escribir todo lo que pienso..Ojalá supiese a ciencia cierta al menos eso, qué pienso.

26.6.10

Circulos concéntricos..

Camino en círculos concéntricos
No soy dueño de mis sueños
cada paso es un anhelo repetido.
Repito cada paso y así año tras engaño
El horizonte se estrecha, sé que alguien ha abierto brecha
y escapado , salto el muro, cruzó el barrio
más allá de la autopista y de este centro cotidiano
hay salidas, lo he oído.
Se que existen cientos de metros despejados
sin un cristal en medio que me impida recorrerlos
No soy dueño de mis sueños, siempre están en la pantalla,
nunca puedo retenerlos,
siempre en el escaparate, son de otro que está lejos.
Otra vez el mismo mapa, que me mantiene encerrado,
en un recorrido ciego, es un eco ensimismado,
me arrastra a los mismos sitios,
paso a paso, año tras año, estación tras estación,
desengaño, desengaño.
Estribillo
Visto lo visto no te extrañe si me quedo frío.
¡Tío, Así es la vida de los míos,
sal al barrio y da una vuelta y después
ven y me narras si hay algo de lo que cuentan por la tele esos tan listos.
Desde luego no en mi fiesta, ni en la plaza donde paro
ni en el callejón oscuro, donde las agujas tejen la mortaja de mi hermano
con su piel de sus pechos inflamados, abultados, de sus manos.
Frustración, frustración, siempre la misma canción (bis)
Muertos a medias
como fantasmas donde late un corazón.
Siempre la misma canción.
Te imaginas que me de la frustración y tragar quina,
aunque ondee os leo en las esquinas la letra
de una canción prohibida que dice que en esta vida
todo lo que sube baja y que la cuerda se rompe
y se raja la baraja y toda la mierda cae siempre de este lao de la balanza.


circulosconcentricos.zonalibre.org

15.6.10

Des-Esperando.

Faltarán caricias de cama y seguirán sobrándonos palabras. Olor a alquitrán y tacto de barro seco. Sequía en los latidos de corazones de perro que no se mueren por ningún hueso.
Una larga alfombra sin pisar a lo largo del pasillo, y una vajilla que los dos quisimos ver hacerse añicos contra las paredes de mentiras que fuimos dejando crecer.
Nada.
Todo lo que queda de nosotros y de lo que prometimos. Y una mitad de lo que podemos llegar a sentir. Se borró el rastro de las ilusiones una vez más. Adiós a ese Cometa Halley, y hasta que nos volvamos a oler.
Sonrisas caras por ley de oferta y demanda. Y aún, como idiotas, seguimos esperando un tren donde no hay vía, una mirada de frente a la espalda de..quién sabe. Seguimos tropezando, y arañándonos las manos rasgando la nada, buscando algo.

Hasta que alguien se canse de esperar un abrazo.

7.6.10

La vida desde una esquina I


Es dificil vivir al ritmo de unos sueños que se sujetan con alfileres. Jodido ver como el aire les golpea con fuerza, aleja, eleva y hunde, cómo se van perdiendo en un mundo que ya no parece tuyo.

Y todo cuanto puedes hacer, es ladrar sentado en la esquina de la calle, y aullar a esa luna menguante que parece llevar toda la vida riéndose de ti.

27.5.10

Adiós, Madrid.

El viento golpea de frente mi rostro. Esa sensación molesta de no poder mirar la dirección que llevas y notar como el pelo se va enredando contra tu propia piel. Entonces echas la vista hacia atrás. Supongo que a veces, es necesario.

Por un momento veo, como si se encontrasen sobre una gran capa de nieve homogénea, todas las huellas marcadas por este año. Me recuerdo, casi como si me viese, entrando en este piso aún desconocido. Feliz, contenta, ilusionada. No, ilusionadísima. Había salido de mi pueblo, y Madrid se extendía ante mi como la gran alfombra roja ante el finalista de un Oscar. Pronto llegaron los días de sentirse sola y sin posibilidad de establecer contacto. Pronto, las conversaciones fluidas en la facultad, y los ratos de césped al sol de Ciudad Universitaria. Las confianzas, las demasiadas confianzas. Llegaron los primeros exámenes, y la sensación de estar en el sitio equivocado. Como si fuese contracorriente, viendo las caras a todos los que de verdad aspiraban a ser periodistas, al grito de: “Yo corresponsal de guerra”, “Yo presentadora” y “Yo periodista deportivo”. Las dudas y las no dudas. Las desilusiones. El sol dejó de brillar en Ciudad Universitaria y la nube se puso cómoda justo sobre mi cabeza. Por el error y el miedo a más errores. Me di cuenta, de golpe, del tupido velo que es la ilusión entre nosotros y la realidad de las cosas. Madrid, su magia, y su belleza, se olvidan cuando de nada te sirve que estén ahí. Toda ciudad se disfruta con dinero. Todo momento con buena compañía. Y el encanto que queda a sólo dos paradas de metro se torna totalmente inalcanzable. Empiezas a ver cómo el sueño y la pesadilla están separados a la misma distancia que las personas de un vagón en hora punta: casi formando una sola masa. Y las mañanas por La Castellana, el murmullo del rastro, los bares con olor a poesía, y bares de rock’n roll, se entremezclan con las lágrimas de un desconocido, el sentimiento de vacío, la inhumana sociedad y la decepción de quien se sabe equivocado.

La esperanza de quien espera cambios se vuelve desesperanza.

De todos modos me quedo, porque de todo se aprende, con todo lo pasado este año. Con las cosas que no debieron ser y fueron, con las cosas que llegaron sin esperarse, y lo que tuve sin querer encontrar.

Me quedo con lo que sé sobre el periodismo, no mucho, pero más cierto que lo que sabía cuando no sabía nada. Y así me alejo de ello. Ahora se que ‘nunca digas nunca’, es cierto siempre, y que la tierra tira. Me quedo con quienes he conocido bien a lo largo de todo este curso, como amigos, y como auténticos estúpidos. Me voy sabiendo que, da igual el dónde si hay un buen quién. Sabiendo que cambiar de aires no es cambiar el modo de ver, y que como siempre, tropiezo una y otra vez con la misma piedra, y que piedra a piedra, mi timidez es un muro consistente del que muy difícilmente me podré deshacer. Me voy con lástima de no haber compartido más con quienes, en el fondo, más quería compartir. Me voy, aunque sin haberle dado a Madrid todo, y sin que Madrid me lo haya dado todo a mi. Supongo, que porque al fin y al cabo, quien sabe cuántas veces aún, podré pasar por aquí..


8.5.10

Destino - escrito.

Si hay personas que nacen predestinadas o no, es tan solo cuestión de opiniones. Yo, llámame ilusa, creo que cada cual tiene su estrella. Una pequeña luz que se enciende con el primer aliento de vida a esa perfecta distancia que hace que muchos no tengan ni la más mínima idea de cuánto pueden llegar a brillar. Creo en el destino de la gente y, creo firmemente, que si no vemos nuestro destino es simplemente porque no miramos al cielo.

Dime, tú, si eres capaz de mirar durante horas las nubes. Si lo eres, sobra decir que tal vez seas una de esas personas que busca o encuentra formas escondidas en todas ellas. Ojalá todo el mundo lo hubiese intentado al menos una vez en su vida.

Si el destino existe, es algo que hoy no puedo dudar. Tal vez mañana sí me lo pregunte.

(...)

Ahora, me lo pregunto. ¿De verdad mi porvenir está ya escrito? Si así fuese, sabría hoy que está ya grabado en mi estrella que ha de apagarse pronto, o al menos, nublarse, porque he mirado al cielo, y no solo llovía, si no que no había nubes. No he visto nada en el cielo hacia el que he alzado la mirada, pero al hacerlo, la esperanza que brillaba a veces en mis ojos ha emprendido el vuelo..o tal vez, sólo un aterrizaje. Y nada allí arriba me ha hecho sentir bien, ni un soplo de aire que me haya hecho pensar en una vida más allá de lo que hoy tengo. Nada, sólo eso. Ni bien ni mal, y entonces un sentimiento de rabia ha llegado hasta mis puños con la palabra mediocre. Ni bien ni mal, y la incertidumbre me ha hecho cerrarles con fuerza. Ni siquiera he sabido a qué golpear.

Me niego hoy a creer en el destino.

Echar a correr, dormir mirando al blanco techo de mi habitación, llorar, o reír, sólo por devolverle a la vida todas sus putadas. Saber qué quiero ser, y elegir.

Quiero ser feliz.

Hoy no creo en mi destino.

2.5.10

Des-órdenes.

incertidumbre

  1. f. Inseguridad.
  2. Duda, perplejidad.

odio

m. Sentimiento de aversión y rechazo,muy intenso e incontrolable,hacia algo o alguien.

perdón

  1. m. Acción y resultado de perdonar una pena,ofensa,deuda,etc.
  2. Indulgencia,remisión de los pecados.
  3. Se usa también como expresión de disculpa.

26.4.10

I Encuentro Poético HETEROGÉNEOS

Organiza: Little Becky Escuela de Creación Alternativa.

21.4.10

Orden de alejamiento.


Porque cuando te acercas todo huele a cobardía. Desprendes falsa prepotencia, y se mueve en torno a ti un halo de autosuficiencia de pura ciencia ficción. Tan denso es el aire que te envuelve, tan opacas tus mentiras, que no ves que pisas el mismo suelo que los demás. No ves que se presentan ante ti y ante los demás los mismos baches, y crees que esa nube de mierda con la que sólo a ti te parece que vuelas va a salvarte el culo de cualquier tropiezo.

No eres nada, porque tú solo has destruido todo lo que podías ser. Eres sólo un cúmulo de promesas que se han roto antes de hacerse, de sueños de los demás adaptados como buenamente puedes a tu vida.

Sigue siendo tu propio superhéroe, el inquebrantable. Haz que sabes todo siempre, haz que tienes todo lo que necesitas. Sigue creyendo que eres lo que tú quieres ser.

Pero a mi no te acerques, hasta que dejes de ser ese puto miedo cubierto de cartón-piedra que eres. Engáñate a ti si quieres, pero yo no pienso pasarte más mentiras.

31.3.10

Y si, llamame loca, pero..

Me gusta dar vueltas a la velocidad de la risa, rápida, fugaz, etérea.
Me gusta saltar a la pata coja, de cuadro a cuadro, y andar siguiendo la línea de las baldosas.
Me gusta que me abraces, y digas ''buf'', que me beses la frente y ser lo primero que veo al abrir los ojos una mañana.
Me gusta la linea que dibuja tu espalda cuando te dejas caer sobre mi.
Me gustan los bares llenos de libros y olor a café y poesía, me gusta el color tenuo del arte encerrado en una copa.
Me gusta cantar en la calle cuando no hay nadie.

Adoro seguir encontrando cosas que me encantan, sin saberlo.

27.3.10

Esta, y no otra.

Esta noche

Vamos a emborracharnos

Vamos a bebernos

El uno

Al otro

Hasta que por no vernos

Tengamos que tocarnos

Esta noche,

Van a tenernos envidia

Los callejones

..

Esta noche,

Tiene aún muchas horas

Para cansarnos

De ti, de mi

Del mundo

Y tenemos aún

Muchos cubatas

Que tomarnos.

15.3.10

Arruinando vidas.

Te levantas a veces con cierto dolor en el cuello y pocas ganas de seguir las huellas que se conservan de lo andado ayer. Sabes que algo de alguna forma arruina tu vida y la de los demás, y sientes que sus caras tristes, sus ojos vidriosos no te dejan mirar a otro lado, como una manera de torturarse, con la mirada fija en ese tipo de luz que a todos nos hace daño.

Culpas al sistema de ser unas alimañas, unas sabandijas que te chupan la sangre hasta que no te queda nada. No tienes ilusión, ni nada con lo que ilusionarte de nuevo. Sus sonrisas agrietadas y su risa seca como la tos de un fumador empedernido.

Si, tal vez la culpa es del sistema. Pero tal vez somos nosotros quienes no nos empeñamos demasiado. Somos nosotros quien asumimos la esclavitud. Nos da miedo soñar, nos da miedo volar alto, nos da miedo caernos,..como si nunca hubiésemos tropezado. Asumimos responsabilidades, nos sometemos a la vida.

No vivimos felices porque nos da miedo que la felicidad no nos deje seguir con vida. ¿Qué forma de vivir es esa? Preferimos 5 horas de una especie de seriedad fría y asfixiante propia de velatorio a un minuto de carcajadas, sólo por represalias a romper el silencio o a que después nos duela la tripa de tanto reír.

Y es verdad que el sistema a veces no nos deja reír, es verdad que nos vemos sin un techo, sin la cultura que necesitamos, o sin el dinero que nos tiene que vestir. Todo eso es cierto. Pero tenemos tanto miedo de la risa como de la protesta. Nos da miedo cambiar las cosas por si salen mal. Nos da miedo intentar ser felices.

Y todo porque dejamos que todo se quede en inútiles intentos.

A mi lo que me da miedo es convertirme en ese tipo de gente. En ese tipo de personas que odian su vida y asumen tontamente que la vida no es bonita y eso es todo cuanto pueden hacer. No voy a convertirme en una de esas personas que estudian por ese buen sueldo que no tendrán. No quiero poder pagar esa bonita casa que no tendré con quien compartir. No voy a quedarme esperando en un andén, sabiendo que ese metro va en la dirección de “Aquí no se viene a sonreír”.

He tenido muchos aciertos y muchos errores. No voy a ser de esas personas que “lo deja estar”, no voy a decir que me he equivocado con los brazos cruzados. Sencillamente no pienso ser ese tipo de reacción que consiste en no reaccionar.

Tenemos que luchar por lo que queremos, porque si resulta que es verdad que no se puede ser feliz, renuncio. Si es imposible ser feliz..yo no quiero vivir más, no estoy aquí para eso.



5.3.10

Te invito a enamorarte, y no de mi.

¿Te ha pasado algúna vez? Se te ocurre una frase genial, quieres decirla, quieres que todos la oigan..pero no sabes como empezar, cómo llegar a ella para que la entiendan.
Hoy, me da igual. Porque hay cosas que no estan para entenderlas, sino para sentirlas.
Ahora, he cerrado los ojos, y la he visto. He visto esa sonrisa. Esa sonrisa que quita el sentido al resto del mundo. Y me da igual si todo va bien o el cielo está cayéndose a pedazos, porque si la tengo conmigo, si la tengo conmigo me da igual como vayan las cosas.
Porque por un segundo he cerrado los ojos, y oirla, sentirla, me ha hecho darme cuenta de cientos de cosas, tantas que..me cuesta decir una sola.
Porque he visto una sonrisa, y me he dado cuenta de lo fácil que es enamorarse de la vida. Y ahora, me apetece sólo eso. Me apetece la vida.
Y me importan poco las palabras bonitas. Me importa, sólo, que alguien más pudiera de repente sonreir, y tener ganas de vida. Me gustaría verte reir, sentir cómo por dentro sólo quieres más.
Ojalá, tú tambien te enamorases tanto. Ojalá fuese viento y pudiera mover ahora cada cuerpo, cada falda..Ojalá pudiese ahora darte la mano y llevarte hasta la locura, y que no pudieras parar de reir. Ojalá pudiera ahora darte la mano, y ojalá sintieses ganas de vivir...vivir, hasta quedar destrozado.

Ojalá pienses que esto va por tí, y sepas, sin pensarlo, que es verdad.

18.2.10

Echar a correr..

Odio las tardes como hoy. Una jodida película es lo único que me distrae un poco en esta mierda de vacío, una puta película de Tim Burton: dos horas de consuelo antes de estallar. Se me ha condensado la tristeza, la incertidumbre, y las ganas de dejarlo todo para gritar al mundo que quiero vivir sólo una semana, y desaparecer sin dejar rastro. Ser feliz, feliz sin ataduras. Se ha condensado tanto que no dejan de rodar por mis mejillas puñados de preguntas, de amarguras, y de ratos que he perdido haciéndome ilusiones con todo.

Me equivoqué persiguiendo un sueño que no me correspondía. O las palabras de quienes sabía que no causarían efecto en mí. Elegí abrazos que no me reconfortarían, alientos de esos que ni siquiera llevan un poco de calor. Compré el traje que más grande me quedaba.

Tal vez he convertido un hobby en una obligación, y es por eso que ahora no encuentro la calma en nada. Pienso una vez más que mi vida está hecha de errores, errores que a veces tiran de mi, como si tratasen además de alejarme de algún acierto.

Noto como algunas palabras tratan de escribirse y relacionarse con coherencia en mi cabeza, y ninguna consigue llegar hasta mis manos. Supongo que se habrán ahogado entre tanto llanto..

Soledad, incertidumbre, fracaso, perdón, responsabilidad, culpable, imbécil.. Pero ni siquiera soy capaz de ordenarlas.

Una vez más, no sé que hacer con mi vida.

Una vez más, tengo ganas de huir hacia ninguna parte, pero sin dejar de correr.




13.2.10

Dejando la mierda a un lado.

Se calzó las botas, y desde su asiento en la cama, levantó la mirada con pereza hacia el espejo. Con la mirada empañada, como si le doliera la vida, retiró el pelo de su frente y suspiró. Apartó la vista de su reflejo, una vez más ella misma iba a darse la espalda.
Mira el paquete de tabaco que tiene en la mano, y le suelta sobre el colchón, como si le quemase su dependencia en la yema de los dedos. Piensa en el tiempo que hace, que es la única mierda que le roza los labios, y vuelve a elevar su mirada.
El camino de su futuro se emborronó con la resaca de un desamor con patadas. Y decidió vivir entre paredes negras porque hacían juego con su pasado y la ausencia de sus sueños.
Se levantó, y enfundándose en su abrigo de cuero marrón, agarró la maleta. Tiró el tabaco al suelo y lo pisó con fuerza, cansada de esperar a esa muerte que se le antojaba lenta. Ni siquiera hubo un último vistazo, un intento de recordar la salida, prefería olvidar el principio de su cuento infeliz. Iba a buscar su orgullo, o ese brillo que, de pequeña, la gente encontraba en sus ojos. Murmuraba..''Sólo un puto abrazo..''.

12.2.10

De Antonio Muñoz Molina.



Dos o tres sueños le avisaron de todo: soñaba que ella se había ido y cuando lo despertaba el dolor, extendía sus brazos en la oscuridad y la encontraba allí, dormida.
Abrazándose a ella como para llevarla consigo a la inconsciencia o para que la cercanía le salvara del lodo de las pesadillas, volvía suavemente a dormirse, pero en los sueños, otra vez, estaba solo y la perdía.
Con el tiempo aprendió a introducir en ellos astucias menores contra el infortunio. Aún dormido, pensaba : "ahora me despertaré y la encontraré a mi lado", y el solo esfuerzo de su voluntad lo rescataba del sufrimiento que estaba soñando.
Volvió a soñar que ella se iba.
Como un buceador que asciende para escapar de la asfixia emergió al previsto despertar en que ella estaba a su lado. Dio a luz: la vio dormida y algo extraña. Tardó un instante en darse cuenta de que había despertado de otro sueño.
Como si recorriera habitaciones comunicadas por espejos ingresó en el verdadero despertar.
Descubrió sin sopresa que esta vez sí estaba solo.

Texto: "Escrito en un instante"
Autor: Antonio Muñoz Molina.

8.2.10

1ª Parte

Extiende su brazo. Con una suavidad inimaginable, roza con la punta de sus dedos su mentón, su mejilla izquierda, su cuello. Apenas se rozan sus labios y sonríe.

-“Buenos días”. La hace reir en silencio, curva su espalda sobre el colchón. Busca caricias, como un pequeño gato.

-“Alégrame el día”.

Le toca reír a él. La mira, la analiza.

-“Estas muy buena, pero no es mérito tuyo”- Si las miradas matasen, su vida ya hubiese expirado. Lo nota, y le divierte. – “Hazme pedazos, no me importa. Desespérame”.

-“¿De que color tengo los ojos?

-“Marrones, ¿por qué?”

-“Una segunda opinión siempre es buena

-“A veces no te entiendo nada”

-“Las mujeres no quieren que las entiendan, sino que las amen.”

En cursiva,
frases de peliculas.

31.1.10

Recital de Poesia. 30.01.10

Gracias a Ada Menendez, Jorge Muñiz, Javier Belinchon, Dioni Blasco, los dos Javieres de Ni voz ni Botox, Alberto, y a todos los que hicisteis posible la noche del Sábado.

Sois enormes.

23.1.10

Vive, Ya podrás cambiar el cómo.

Cuando cumplí 16 creía tener las cosas más o menos claras, incluso con 15. Ahora se que no, que las cosas en mi cabeza ni siquiera estaban empezando a dibujarse.
Saberlo, me da rabia...Y me da rabia porque ahora también creo tener las cosas claras y de repente me digo a mi misma: ''Eso ya te lo dijiste una vez, piensa, y ve haciéndote a la idea de que no tienes ni la menor idea de qué harás con tu vida ''.
Entonces sonrío. Es verdad, no tengo ni la menor idea, a veces me saca una lágrima y a veces..a veces no, hoy no.
Cuando cumplí 15 años, seguramente creía saber un montón de cosas. Ya solo me creo una: ''Soy idiota''. Desde entonces, he aprendido un montón de cosas, un montón. En especial, ahora recuerdo cientos de maravillosas canciones, de esas que te llevan a una escena de tu pasado. Venga, intentalo, piensa en alguna que te recuerde otros tiempos, que te recuerde a tu ex. Y no te pongas melancólico..¿Acaso no aprendiste nada?
Todos tenemos nuestros más y nuestros menos, claro que si. Yo reconozco haber tenido muchos más menos..
En realidad..Ahora mismo solo pienso en mis recuerdos..¿Canciones? No..ahora no.
Cuando cumplí 15 años, creí que sabía cuál era mi vida, cómo era, puede que creyese que no necesitaba nada más.
Todo esto me duele, porque muchos, como yo, piensan que su vida está hecha con 15, con 13, 14..qué más da... Pero no es así. Por desgracia, muchos no lo piensan suficinte. Tú mismo creiste que tu vida era lo que entre tus manos veías en ese momento. Mirabas a tu alrededor y pensabas que no querías vivir así. Lo que me duele es que decidieses tan pronto. El remedio sin remedio..y no lo entiendo, porque pensé que querías que tu vida cambiase y no le diste tiempo.
Me hubiese gustado verte hoy, y enseñarte esto:

La vida es cambio constante, como la onda sonora de nuestra voz. A veces podemos gritar, cantamos, y a veces preguntamos o susurramos con miedo. Todo son curvas, altos y bajos. Pero, mientras tú no te calles, seguirá cambiando, moviéndose, sólo tienes que controlar tu voz para realizar la onda que quieres ver.
La vida no se decide con 13, 14, 15, 16, ni con 20 ni 30 años.
La vida no se decide nunca, porque cada golpe de viento puede empujarte o retrasar tu paso. La vida sólo pasa una vez, pero tenemos mil trenes en los que montarnos, mil direcciones que elegir..

Me hubiese gustado enseñarte que tú podrías ser él. Que podrías llevar tu vida allá donde quisieras, en cualquier momento. Me hubiese gustado simplemente, saber que estabas aquí, sin tener que darte ningún tipo de lección. Me gustaría no tener que echarte así de menos.

23.01.10.. Otra vez.

20.1.10

Haití.

Haití.

Cuando ellos vivian su miseria, nosotros visitamos su lujo.
Cuando ellos pierden su vida, nosotros nos limitamos a compadecernos.



¿Ayudar ahora? Ahora que la mitad han muerto. En fin..más vale tarde que nunca.


6.1.10

Sonrisas y lágrimas de medianoche.

El 2010 se abrió paso entre sonrisas y lágrimas, tal y como se marchó el 2009. El sonido del reloj y las copas chocando se disipaba, se iba enmudeciendo mientras se concentraba en ver aquellas burbujas que parecían luchar por salir del cava, como si se ahogaran.
Todos reían. ''¡Feliz año!'' Se felicitaban unos a otros. Él no pensaba en un año feliz, él no pensaba en ellos, ni en el cava, ni en las doce e intragables uvas. Pensaba en ella, en cuando estuvo. En el último beso que le dio para felicitarle el cambio de año.
Apenas piensa en eso, sólo en ella. Ella. Ella. Ella. Su cara, riendo, llorando, enfadada, muy enfadada, riendo..Ella.
Ya no encuentra el sentido a nada. Sus regalos de Navidad eran los días con ella. Las luces de colores eran ella. Sus ganas de familia, sus ganas de todo. Y nunca lo había pensado tan concienzudamente.
Yo le miro, desde el otro lado del salón. Yo tampoco le encuentro el sentido. No solo es por ella.
No le encuentro el sentido a los regalos con más fecha que cariño, ni a las sonrisas pintadas en un calendario y no en la cara. No me gustan los ritmos aburridos de los villancicos, ni el ruido sin ritmo alguno de las panderetas. No me gustan los dulces, ni el cordero al que tal vez algún niño tenía gran cariño, como yo lo tuve una vez. No me gusta fingir que me gusta la comida, o las luces de colores estropeando un bonito paisaje invernal, o los largos días en familia.
No me gusta la Navidad.
Y..mucho menos sin ellas.

2010: Lo único bueno, es..que ya no puedo perderos.
Y el resto, ya lo veremos.


Abuelas, el 2010 va por vosotras: por volar más alto que nunca, por hacer reales los sueños más imposibles, y por no olvidar jamás. Prometo seguir vuestro ejemplo, y siempre, luchar hasta el final.

Por aquí han pasado..