21.11.09

¿Cuándo acaba la vida?

Dicen que con la muerte y yo digo que no.

Ni me asusta ni me atrae, ni me aterra ni me intriga. Simplemente sé que no acaba ahí.
Hace no mucho publiqué ya una frase que decía que alguien no muere mientras su recuerdo siga presente. También hay una que dice que “Los sueños nunca desaparecen siempre que las personas no los abandonen”. Y creo que vienen a decir lo mismo. Supongo que el fin de algo llega cuando nadie tiene conciencia ya de ello. Por ejemplo, si ahora pienso, murieron los abuelos de los abuelos de mis abuelos, porque dudo que alguien ya piense alguna vez en ellos..Supongo que es algo así.
Pero..no, esto es mucho mas complicado. Desde hace mucho tiempo me pregunto algo, todo ello fue culpa de una película: Tu vida en 65 minutos. No voy a entrar en detalles de si es buena, mala, regular..Sólo sé que tiene un final cómo ninguna...
“¿Alguna vez te has sentido tan feliz..tan, tan feliz, que ya no merece la pena vivir más?”
Y lo siento, no puedo evitar sonreír. Supongo que a todos no nos dice lo mismo. A mi me dice que estoy viva, y que no hay motivos para no seguir estándolo.
En definitiva..creo que es verdad, que alguien muere cuando ya no le quedan sueños, igual que una guerra se abandona cuando se ha conseguido la victoria. Y me gusta, me gusta no ser del todo feliz y querer siempre algo más. Me gusta saber que tengo motivos de seguir, cosas que hacer, y cosas que encontrar para seguir soñando.
Porque aún tengo que ver París, y Barcelona. Aún tengo que ver un libro terminado y con mi nombre. Porque nunca he comido con un vagabundo, ni roto una vajilla de porcelana para descargar mi rabia. Porque mi cuerpo no esta tatuado. Porque no sé cuánta gente maravillosa puede aún darme un abrazo que me haga sentir pequeña y frágil, ni cuándo habré encontrado el rostro que ver cada mañana a ese otro lado de mi cama.
Estoy viva, y soy feliz, muy feliz... pero nunca lo suficiente.

2 comentarios:

Caronte dijo...

Pues sigamos todos buscando esa pizca extra de felicidad. Ya no pongo la mano, sino que me arrojo al fuego y no me quemo si apuesto porque lo conseguiremos.

Grandes entradas como siempre, Paula

Un fuerte abrazo, querida amiga

ÄNÄ dijo...

Madre mia q razón que tienes!!! me encanta la entrada!!! y un final perfecto.

Por aquí han pasado..